Asociación de Amigos del Ferrocarril de Collado Villalba
Asociación de Amigos del Ferrocarril de Collado Villalba 

Reseña del viaje

¡¡ Al final llegó el momento esperado !!

El tren estacionado en via 1 de Villalba. Fotografía de Raúl Hernández

 

 

Llego el momento esperado. El día 1 de Diciembre ya no se hace esperar más. Es el día en el que nuestra Asociación, ayudada por la Asociación hermana de afición Aremaf, pone en circulación el tren conmemorativo del 130 aniversario de la línea que une Villalba con Segovia.

 

La llegada del material vacío generó mucha expectación. Los maquinistas nos dicen que en el  trayecto previo desde Fuencarral a Villalba numerosos fotógrafos aficionados capturan el paso del convoy. En Villalba, los atónitos viajeros con destino Madrid, también fotografían la composición mientras esperan su tren.

Cheking Un voluntario realiza el checking previo ante la atenta mirada del interventor. Fotografía de Francisco del Caño.

 

Una vez situado en la vía 1 de Villalba, comienza la recepción de los viajeros. Se produce el paso por el preceptivo cheking realizado por los voluntarios de Aremaf, y los viajeros se van situando en sus plazas. Tambien se recibe a los medios de comunicación que se han hecho eco del evento.

 

Suena la bocina de la locomotora indicando la partida del tren; este comienza su marcha enfilando la sierra de Guadarrama. Sus 209 viajeros disfrutaran de un corto pero intenso viaje. A las 10.30 parte el tren del 130 aniversario de la línea Villalba-Segovia que unirá las dos cabeceras de la misma.

 

Durante el viaje, las cámaras fotográficas no dejan de enfocar los detalles de los coches, de los voluntarios, (que uniformados de época, realizan la intervención), de los acompañantes, del resto de los viajeros, …. el tren tiene demasiados detalles como para dejarlos pasar.

Intervención El Jefe de Tren colaborando en la intervención. Fotografía de Francisco del Caño

 

Nos acercamos a Collado Mediano; el tren reduce su marcha e incluso se detiene. Se produce el cruce con un tren regular que procede de Cercedilla y tiene como destino Madrid. Tras la breve parada se retoma la marcha y en unos minutos nos introduciremos en el largo túnel de Guadarrama, principal escollo en la construcción de la línea. Sus 2700 metros pasan desapercibidos para la mayoría de los viajeros.

 

Los que estuvieron atentos pudieron ver el valle del Guadarrama al aproximarnos a la estación de Tablada, cuyo andén es un balcón perfecto como mirador, desde el que en los días claros se divisan la cuatro torres de la Castellana.

 

Atravesado el túnel, y ya en la vertiente del rio Moros, pasamos por la zona de los pinares de San Rafael; en breve llegamos a El Espinar. El tren reduce su marcha para pasar por vía desviada y dejar paso al tren que procede de Segovia y que tiene como destino Madrid. Al paso, desde los andenes el tren vuelve a ser fotografiado por aficionados y curiosos.

 

Los viajeros pasean por el interior del tren, observando los detalles decorativos de los coches, o acudiendo al bar solidario atendido por socios de la AAFCV. La reducción de la marcha nos indica que estamos estacionándonos en Segovia. La hora se ha hecho corta. Hemos llegado a nuestro destino, y es que desde hace mucho tiempo los viajeros no sentian el placer del viaje.


Una vez ha descendido el pasaje, se organiza la visita guiada al tren. La entrada se efectuará por el coche que antes era “cola de tren”, pero que a la vuelta será la cabeza, junto a la locomotora. El recorrido se realiza comenzando por el coche de segunda clase de serie 5000, continuando por los cuatro R12, y terminando por el coche break ZZ-1102. Los visitantes reciben una breve explicación de las características de cada coche, y de algun detalle llamativo del mismo. La explicación del coche ZZ es un poco más amplia, al tener muchos detalles que mostrar.

Visitas guiadas Acceso al tren para la visita interior. Fotografía de Arancha Cabrera.

 

Los visitantes que lo desearon tambien pudieron subir a la cabina de la locomotora, y recibir las explicaciones que los maquinistas. Esta locomotora cumplirá en este año que entra (2019) 50 años de servicio ininterrumpido, si bien los ultimos de trabajo aliviado remolcando trenes históricos.

 

En la estación, quien lo deseó pudo realizar una visita guiada a las instalaciones ferroviarias, ancladas en los años 50 del siglo pasado. Un recorrido por el edificio de viajeros, original de 1884, así como sus ampliaciones, las tres marquesinas de distintas épocas, la parte dedicada a las mercancías, y por último la zona destinada al material, tanto remolcado (la explanada donde estuvo el cocheron de carruajes) como tracción, con su rotonda, su puente giratorio y otros elementos anexos (depósitos de agua, grua hidráulica, foso de "picar fuegos", etc..)

 

El resto del pasaje aprovecha para realizar una visita la ciudad del acueducto.

 

Tras una breve parada para la comida, vuelven las visitas de los segovianos al tren.

El tren a punto de partir La composición lista para partir. Fotografía de Raúl Hernández

Llegan las 18.25. Nos despedimos de los segovianos que vinieron a ver la partida del tren, y ya cayendo la oscuridad de la tarde iniciamos la marcha hacia Villalba. El viaje se nos hace corto, y casi sin darnos cuenta el viaje termina. Nos despedimos de los viajeros, que satisfechos retornan a sus hogares. A nosotros aun nos queda recoger el tren en su hangar, y retornar la locomotora a su base.

 

La prensa local se hizo amplio eco del evento; os adjuntamos los enlaces a estos periódicos.

 

También Telemadrid y Tele Castilla y León (La 8 de Segovia) cubrieron el tren. En Youtube aparece el video de algun aficionado que recogió el paso del tren por El Espinar.

Si tienes fotos del viaje y quieres compartirlas con nosotros, solo tienes que enviarlas al correo buzon@amigos-ferrocarril-villalba.es, indicando tu nombre para cuando las subamos a la página indiquemos su autor.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación de Amigos del Ferrocarril de Collado Villalba